Enfermedad de Kawasaki

La enfermedad de Katop-10-most-dangerous-diseases-in-worldwasaki es una enfermedad que aparece en niños de entre seis meses y hasta cinco años y que consiste en la inflamación de todas las arterias del cuerpo. Se manifiesta primero como una fiebre que no se baja con la ingesta de antibióticos. Si no logra detectarse a tiempo para recibir el tratamiento adecuado, entonces puede derivar en uno de los cuadros más temidos que es la aneurisma coronaria. Lamentable el porcentaje en el que esto ocurre es muy alto, siendo en algunos países 20%. Esto que se acaba de describir también es conocido como vasculitis.

En el país del mundo donde más se han diagnosticado este tipo de enfermedades es en Japón, donde su recurrencia es 90 niños por cada 100 mil, siendo más común en los países desarrollados que en otros países.

Causas de la enfermedad de Kawasaki

Aún hoy en día se desconoce la causa de esta enfermedad, aunque se cree que debe haber algo hereditario.

Síntomas de la enfermedad de Kawasaki

Como señalamos en la descripción previa, su principal característica es la fiebre persistente que no cede ante la ingesta de antibióticos. Esta puede llegar a durar hasta cinco días seguidos acompañada de ojos y labios enrojecidos, dolor de garganta y lengua por su inflamación y sarpullido en el torso.

En los casos más graves aparecen aneurismas en las arterias coronarias que pueden clasificarse en el paciente según el tamaño que tengan y el número de estas. En ocasiones, aún después de la desaparición de la fiebre continúan los aneurismas que llevan a casos más graves de obstrucción coronaria que pueden causar finalmente un infarto.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Kawasaki?

Como todavía no existe una prueba para determinar específicamente esta enfermedad, se hacen prueban en principio que permitan descartar otras enfermedades que presentan de manera similar. Hecho esto -y siempre en caso que la fiebre haya durado al menos 5 días- se comienza con la observación de los cambios en las extremidades entre otras observaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *